martes, 1 de abril de 2014

Por el bien de nuestros hijos: ¡seamos estrellas porno!




@EduardoPosadaH

Envidio a los hijos de las estrellas porno porque pueden invitar a sus amigos de colegio o universidad a la casa y mostrarles los mejores videos de su padre o madre haciendo lo que mas nos gusta hacer en la vida, ¡y haciéndolo increíblemente bien! Deberíamos estar orgullosos de la vida sexual de nuestros padres pero en cambio nos avergonzamos del tema y creo que no es por haber sido traumatizados de niños al ver a nuestro padre “violar” a nuestra madre (la famosa escena primordial del psicoanálisis), sino por la íntima sospecha de que nos disgustaría observarlos teniendo relaciones sexuales pues no cumplen con los requisitos para estimularnos como espectáculo erótico o consideramos grotesco imaginarlos siendo individuos sexuados.

Quizá generalizo demasiado, conozco a varios padres jóvenes que tienen una activa vida sexual y despiertan a sus hijos y vecinos con sus gemidos orgásmicos. Entre esos padres jóvenes un par son abiertos a las nuevas prácticas sexuales, asistiendo a fiestas swinger, publicando sus videos o fotos eróticas en foros de intercambio pornográfico, realizando sexit, dogging y sexting. Para ellos el ejercicio de su sexualidad es un placer que debe explotarse al máximo, pero con responsabilidad. Tengo fe en que cuando los hijos de esas parejas sean adolescentes podrán contar con el apoyo (la asesoría) de sus experimentados padres para hacer una vida sexual plena, sin el riesgo de embarazos indeseados o enfermedades de transmisión sexual.

En Suecia la educación sexual que se enseña a los jóvenes es mucho mas liberal, abierta y honesta que en Estados Unidos y los países hispanos. Como consecuencia de esa eliminación temprana del tabú del sexo el país nórdico tiene los índices (en países occidentales) más bajos en cuanto a embarazos adolescentes, enfermedades de transmisión sexual, acoso y abuso sexual.

Cuando yo decida engendrar hijos grabaré con una cámara de video HD todas las veces que con mi pareja hicimos el amor buscando el embarazo. Así podré mostrarles a mis hijos ese momento tan especial, comprobándoles que fueron hechos con mucho placer, con amor, que son hijos deseados desde el mismo momento de ser concebidos. Es desesperanzador que el 52% de los niños que nacen hoy en día en Colombia, según cifras de Profamilia, sean accidentes, hijos no deseados. Desconozco los números en Estados Unidos, ojalá sean menores.

En un futuro no tan lejano, cuando la pornografía deje de ser algo underground y la cultura occidental esté sexualizada en todas sus manifestaciones, los videos eróticos con nuestras parejas o amantes estarán subidos en las redes sociales y nuestros amigos les darán ‘me gusta’ o ‘no me gusta’. Añoro en mis sueños esa utopía sueca en la cuál el sexo deje de ser tabú y concentremos esfuerzos como especie para derrotar la guerra, el hambre y la injusticia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Licencia Creative Commons
eduardoposadaescritor.blogspot.com por Eduardo Posada Hurtado se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en eduardoposadaescritor.blogspot.com.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en eduardoposadaescritor.blogspot.com.